+Compartir: 
  • Jardin el capricho

Un paseo por el Jardín el Capricho

Continuando con la serie de artículos sobre jardines simbólicos en Madrid donde hemos hablado del Jardín Botánico, El Parque del Retiro o el más reciente proyeto de urbanismo Madrid Río, en esta entrada comentaremos algunos datos uno de los más singulares y además poco conocido por los habitantes de la ciudad: el Jardín el Capricho.

Historia del Jardín del Capricho

Ubicado al noreste de la ciudad de Madrid, en el barrio de la Alameda de Osuna, con una superficie aproximada de 14 hectáreas, fue mandado a construir por la Duquesa de Osuna – de la que hablaremos más adelante – entre los años 1787 y 1839.

El Capricho se compone de una mezcla de estilos que estaban en auge en Europa en el momento de su construcción: el jardín Paisajista Inglés, el Jardín Barroco Francés y el menos conocido, el Jardín Italiano. Toda esta mezcla de estilos se debe a que su creadora, María Josefa de la Soledad Alonso – Pimentel, conocida como la Duquesa de Osuna, fue una mujer muy culta, que destacó en sociedad y tuvo la oportunidad de viajar, conocer jardines de toda Europa y relacionarse con diferentes personalidades con las que intercambiaba cartas e información sobre tendencias en jardinería con las que poco a poco fue desarrollando “su capricho” con la idea de tener una villa de recreo alejada de la ciudad.

Para llevar a cabo sus ideas, María Josefa, en total competencia con las Duquesa de Alba y la Reina María Luisa (Jardines de Aranjuez), contrata a Jean Baptiste Mulot y Pierre Provost,  dos conocidos jardineros que participaron en la construcción del jardín de Versalles obligándoles firmar un acuerdo para que, una vez finalizados los trabajos de su jardín, se fueran del país comprometiéndose a no realizar más trabajos en España.

Entrada Jardín el Capricho

 

El lugar donde se localiza el parque fue adquirido poco a poco por los Duques de Osuna, primero comenzaron alquilando una pequeña casa y luego comprando poco a poco diferentes fincas hasta tener lo que se conoce como la Alameda de Osuna. Para la elección del espacio donde ubicar este jardín, eligieron una zona por la que descurría un arroyo, lo que facilitaría las labores de riego.

El nombre “El Capricho” se debe a la forma cariñosa que la Duquesa usaba para referirse a su jardín, sin embargo el nombre oficial es ‘El Jardín de la Alameda de Osuna’. 

La Duquesa de Osuna muere en el año 1834 y las obras de construcción tardarían todavía 5 años más, por lo que no pudo ver su jardín culminado. A raíz de su muerte, toda la propiedad empieza a cambiar de dueño constantemente. Primero la hereda su segundo nieto Don Pedro, que muere al poco tiempo y pasa a manos de su hermano Mariano que llega a consumir toda la fortuna de los Osuna y se ve en la obligación de subastar las propiedades. Así es como llega a posesión de Don José Bauer. El Jardín El Capricho fue declarado después como ‘Jardín Histórico Artístico’ en el año 1934 y se criticó mucho a los Bauer por el mantenimiento que estaban realzando. Fue entonces cuando la República expropia la finca poco antes de iniciar la Guerra Civil Española, siendo lugar de asentamiento del Ejercito de Defensa de Madrid denominado la Posición Jaca.

Al finalizar la guerra, la finca es devuelta a los Bauer, pero al dejar de tener nterés en ella, la venden rápidamente a una inmobiliaria a mediados del 1940, que tras intentar gestionarla si éxito por estar incluida en el Catálogo de Jardines Históricos, el jardín queda en total abandono hasta que el Ayuntamiento de Madrid la adquiere, la restaura y la abre como un parque público.

El diseño del Jardín del Capricho

En cuanto al diseño del jardín, debido a que no existe un proyecto inicial, se fue definiendo a medida que se construyó intentado seguir la intención inicial de la Duquesa: impresionar. Es por ello que en cada rincón se incluyó lo mas moderno y actual de la época.

El diseño parte del urbanismo de la ciudad de Madrid, en la entrada encontramos un paseo de cipreses que se prolonga de forma directa con la Puerta de Alcalá. Apoyándonos en el mapa actual del parque, hablaremos de algunos elementos que podemos encontrar en este jardín, tanto naturales como arquitectónicos.

 

Plano Jardin capricho

 

1. Palacio 2. Templete 3. Estanque de los Cisnes 4. Rueda de Saturno (Obelisco) 5. Abejero 6. Estanque de las Tencas 7. Ruina o casa del Artillero 8. Batería o Fortín 9. Zona de juegos 10. Ría 11. Lago 12. Puente de Hierro 13. Isla y monumento al III Duque de Osuna 14. Casa de Cañas 15. Pabellón de Esteras 16. Quiosco Embarcadero 17. Montaña Rusa 18. Casino de Baile 19. Jardín de Flores 20. Casa de la Vieja 21. Plaza de Toros 22. Parterre 23. Columnas de los enfrentados (Duelistas) 24. Invernadero 25. Puente sobre el arroyo 26. Exedra y Plaza de los Emperadores 27. Estanques del Parterre 28. Fuente de los Delfines 29. Jardín de la Fuente de las Ranas 30. Gruta del Jardín de las Fuente de las Ranas 31. Gruta del Laberinto 32. Laberinto 33. Casa de Vacas 34. Estanque nuevo 35. Plaza de plátanos 36. Ermita 37. Estanque de los patos 38. Refugio (bunker) 39. Polvorín 40. Plaza de la fuente 41. Casa de oficios 42. Aseos públicos 43. Ventiladores del bunker.

- Vivero (24): tras pasar el acceso principal, se ubica a la derecha del jardín. Actualmente es muy común que existan viveros en los grandes jardines, pero para la época en la que se desarrolló el Capricho, fue una novedad que el propio jardín proporcione las plantas que se plantarán, sin necesidad de buscarlas por fuera. Esto también les permitió a los jardineros experimentar con diferentes especies.

- Agua: el agua es utilizada como un elemento decorativo y a la vez de riego. Es recogida de dos formas: freática y por lluvia. La importancia del agua es fundamental en los jardines paisajistas, siempre tiene una doble función, en este caso es almacenada en un estanque en la cota más alta del parque (6) permitiendo regar el jardín por gravedad usando ‘atarjeas’ que consiste en una forma de riego que a la vez produce sonidos que le dan naturalidad al jardín. También existe de forma natural un arroyo, incorporado al diseño del jardín, pero es estacional, por lo que solo lleva agua cuando llueve.

- Parterres (22): fue diseñado por Winthuysen e incorporado en el jardín por solicitud de los Bauer. Éste además incorporó una serie de cedros que han impedido que en la restauración del parque se pudiera recuperar el área de rosales que existía originalmente.

- Laberinto (32): gracias a un levantamiento que se realizó del jardín poco antes de la subasta, se revela durante la búsqueda de información para la reconstrucción, la existencia de un laberinto en la parte baja del terreno. Se hicieron una serie de estudios para descifrar de que especie estaba formado el laberinto, no se llegó a ninguna conclusión precisa, por lo que se decidió reconstruirlo utilizando laurel. Se sabe que el laberinto quedó destruido porque durante la guerra aparcó sobre él un helicóptero de correo postal en una emergencia.

Actualmente (año 2016) el laberinto sigue estando en reforma, por lo que aún no se ha abierto al público.

 

Laberinto Jardín El Capricho

 

- Atenea y Perseo (23): son dos bustos que se encuentran ubicados en el camino que une el palacio con la puerta de entrada, las esculturas se encuentran enfrentadas de tal forma que Atenea recibe a los visitantes y Perseo los despide.

- Exedra (26): es un típico elemento arquitectónico del s. XVIII. En este caso esta dedicado a la Duquesa y fue contraído en honor a ella por su nieto Pedro. Está construido tomando en cuenta e incluyendo los colores del jardín. Esta rodeado por bustos de sabios y filósofos que eran de su tatarabuelo.

- Fuente de las Ranas (28): se ubica frente al palacio, hace referencia al Mito de la Tona, este es un elemento bastante común en los jardines del barroco.

- Bunker anti-ataques aéreos (38): fue construido en el año 1937 durante la guerra civil, mientras el jardín fue tomado como una base de protección militar, podía resguardar hasta 300 personas. Se dice que este bunker sirvió de ejemplo para otros que se construyeron en el resto de España, ya que cumplía todas las normas establecidas. Es lo único que se conserva en el jardín de la invasión militar.

 

Bunker Jardín el Capricho

 

- Templete de Baco (2): estas construcciones solían ser típicas en los jardines del siglo XVIII, pero en este se hace una variación de la planta en forma de óvalo, en vez de redonda. Inicialmente se pensó para colocar a Venus, pero la elaboración de la escultura para el jardín se demoró y se sustituyo temporalmente por Baco. Cuando llegó la escultura de Venus, la Duquesa considero que muy hermosa para estar a la intemperie, por lo que la colocó dentro del abejero. Baco se encuentra enfrentado con la escultura de Saturno Devorando a su Hijo, lo cual es una contraposición clara entre la vida y la muerte. La única pradera original del parque se encontraba alrededor del templete de Baco.

 

estatua jardín capricho

 

- La Casa del Astillero (7): se ubica detrás del fortín, y esta construida con restos del Castillo de Barajas.

- El Abejero (5): se trata de una construcción hasta ese momento inédita que posee una serie de colmenas incorporadas a una de las fachadas que permitían, desde el interior, observar mientras las abejas entraban y salían de sus panales a través de unas puertas metálicas situadas en el exterior. El ajardinamiento que rodeaba al edificio eran plantas las preferidas por las abejas para elaborar miel. Actualmente se encuentra siendo reformado en su interior. La arquitectura de este edificio recuerda a la planta del museo del prado, a una escala menor.

- El Estanque (13): fue diseñado por el escenógrafo Taddei, lo cual hace que todo la parte superior del jardín este pensada para ser un teatro, con imágenes y escenas pintorescas, reinterpretando el concepto de los jardines barrocos e incluyéndola en los jardines paisajistas.

- Los Chinescos o Casa de Cañas (14): uno de los atractivos del jardín era ir en una pequeña barca a través de la ría, que salía del estanque y llegaba hasta el Casino de Baile. Se sabe que a lo largo del recorrido existían tres embarcaderos de los cuales solo queda uno: “La Casa de las Cañas”, también diseñada y decorada por Taddei, en su interior apreciamos una pintura que recuerda un escenario teatral.

- Puente de Hierro (12): está colocado muy cerca de la Casa de las Cañas y fue introducido en el jardín por el nieto de la Duquesa.

- Casino de Baile (19): una de las construcciones mas destacadas del Jardín. La novedad de esta construcción son los espejos que recubren todas las paredes interiores, cuya intención era reflejar el jardín dentro del salón y que así formara parte del edificio.

 

puente jardín del capricho

 

Fuentes:

- www.esmadrid.com

- Añon, Carmen. 'El Capricho de la Alameda de Osuna'. Ed. El Avapies. 1994. Madrid. 

 

Añadir nuevo comentario